Trabajador de la Caja de Previsión se quejó del estado edilicio y...

Trabajador de la Caja de Previsión se quejó del estado edilicio y lo pasaron a disponibilidad: “No van a lograr callarme”

0
Compartir

Así lo señaló Emanuel Lucero, quien trabaja desde hace 14 años en el lugar y en julio junto a sus compañeros se quejó e hizo públicas las malas condiciones edilicias del organismo. En diálogo con Radio Nuevo Día 100.9 manifestó que hay persecución laboral contra los empleados.

Durante el mes de julio los trabajadores de la Caja de Previsión denunciaron que no podían trabajar dignamente ni atender al público normalmente debido a fallas edilicias y tareas de mantenimiento superpuestas con el el horario que impedían su labor.

Quien se expuso públicamente fue Emanuel Lucero, de larga trayectoria en el ente, que mostró en imágenes de la situación que se vivía en el interior, con expedientes en pasillos, heladeras adentro de las oficinas y espacios donde no se podía estar.

“Vamos retrocediendo 10 pasos atrás, estaría bueno que la gente que tiene que tomar las determinaciones se ponga las pilas, hay un esfuerzo enorme del equipo de trabajo y capaz que las personas que están cargo no tienen las condiciones para llevar esto a cabo”, manifestó Lucero duramente a El Diario Nuevo Día.

La novedad ahora es que lo sancionaron y denuncia que a raíz de aquel reclamo lo persiguen laboralmente.

En diálogo con Radio Nuevo Día 100.9, señaló que luego de un tiempo buscaron callarlo y que no siga con los reclamos.

“Ayer me llamaron desde el área de personal y dicen que me pasan a disposición de Recursos Humanos”, indicó y dijo que no hubo justificativo sobre esta medida por lo que no firmó la notificación

“Sacar a una persona que se formó durante 14 años en materia previsional y llevarla a otro lugar donde no tiene nada que ver es querer callarte la boca y querer castigarte y no tiene sustento”, señaló y dijo que trabajó durante 12 años en la Caja de Previsión hasta que hace unos años fue llamado por Silvia Blande que le pidió que no realice más informes técnicos de la forma en que se venían realizando. Ante esta situación, con la que no estuvo de acuerdo, se fue a trabajar a la Municipalidad de El Chaltén, Servicios Públicos y el Ministerio de Salud

Luego. Al reincorporarse a su lugar de origen comenzaron las malas noticias.

“Cuando volví lo hice con ganas de trabajar a un área que está muy golpeada como Cómputos. Más allá de que todas las áreas son importantes, desde ahí salen los informes que dicen cómo te vas a jubilar, con qué antigüedad y adicionales. Es un eslabón muy importante es este y ahora me quieren sacar y eso no sirva para nada ni nadie. Las cosas se tiene que hacer bien”. Manifestó

“Me dijeron que la orden de mi sanción vino de arriba y fue por el pedido que hice de que muevan una heladera . ‘Vos hiciste una nota en Diario Nuevo Día por eso te tenemos que sacar’, me dijeron.

“Me quieren callar y por eso me quieren sacar de una forma abrasiva que colisiona con los derechos del trabajador, es persecución laboral”, señaló y dijo que ya está en contacto con su abogado para accionar de forma legal si es necesario.

“Si yo hubiese algo malo yo no me expondría para no ser hipócrita pero si no hay causales ni justas ni injustas. Es la primera vez en 14 años que vivo una situación como esta”, indicó y señaló que las condiciones edilicias del organismo siguen siendo precarias en muchos aspectos para el personal.

(El Diario Nuevo Día)

Facebook Comments Box
Compartir

DEJA UNA RESPUESTA